Buscar

Galvañ con Ñ



Este espacio en blanco espero se convierta para el lector en un remanso de tranquilidad. Un rincón donde cada persona que lo visite esté tan agusto que pueda desnudar su alma.

Siempre he sido más de movimiento que de palabra, aunque debo reconocer que la palabra escrita no me da tanto miedo como la sonora. Tras varios días de pensamientos y recuerdos a mis espaldas, muchos más de los que hubiese querido, me siento en el ordenador y, con más dudas de las deseadas, decido hacer sonar las teclas como si de una escobilla por alegrías se tratase.


Debo reconocer que lo que más amo en este mundo es hacer cosas por gusto personal, y, aunque gracias a la vida tengo dos profesiones que adoro y que forman parte de mi propio ser, poder sentarte a escribir sin prisas y sin tener que agradar a nadie, me da una buena sensación que espero se alargue tanto en el tiempo como días llevo esperando volver a la frenética actividad de mi día a día que tanto echo de menos. Y para quitarme el miedo creo que ya es bastante.


Este será mi rincón. La verdad es que no os puedo asegurar que siempre esté ordenado. Soy un poco desastre pero tendré que acostumbrarme a poner cada cosa en su sitio antes de que lleguéis. De todas maneras estoy seguro que cada idea y palabra que os encontréis tiradas por el suelo sabréis entenderla y recibirla con la misma intención con la que fueron escritas.

José Galvañ.